Costa da vela, un año sol y otro nubes y lluvia

Era un día de borrasca Atlántica. Camino de Cangas, por el puente de Rande, estiraba el cuello tratando de adivinar alguna nube menos gris en el horizonte. No había. Estaba claro que los 21k Costa da Vela de 2015 no iba a ser el paseo idílico bajo el sol del año anterior. No obstante, ‘nunca choveu que non escampase!’. A última hora, la lluvia fue amainando y, a pesar de que mi cuerpo no estaba para correr, tomé la salida en Aldán con muchas dudas. Bajo el título de ¿Quién me mandaría? lo conté en Atlántico Diario.

costadavela

Así describí una jornada de lluvia, bastante niebla y apuros atléticos. Preparé la cita durante más de un mes y medio y creo que tuve las peores sensaciones de todo el verano. Pero así es la vida y, como tampoco iba a ganar ningún premio, terminé por alcanzar la meta tras disfrutar, por segundo año consecutivo, de una de las carreras más bonitas del mundo. Lo que no se modificó fue la excelente organización, con decenas de voluntarios, un avituallamiento generoso, duchas y masaje. No fui el único, unos 400 terminamos y entre ellos la actriz Marta Larralde, que corría en casa, y que hizo una lectura parecida a la mía. Busquen el ¿quién me mandaría en su crónica?

Por último, dejó unas fotos de la prueba y… hasta 2016.