El feísmo también entiende de Navidad

casetasfeismo (1)

Pongámonos en situación. Playa de Cesantes y fincas adyacentes a la misma. Está prohibido construir en ellas y lo único válido son las casetas de los marineros. Como cabría esperarse, con el tiempo, alguna que otra está ‘tuneada’ y convertida en una auténtica vivienda unifamilar.

Los hay, que ante la irregularidad, optan por disimular su trabajo. El exterior lo mantienen más o menos rústico, no levantan alturas o tratan de esconder lo que hay en el interior de la pequeña parcela con un cierre discreto.

Después, están los que parecen pedir a gritos una denuncia ante la administración correspondiente. A la antigua caseta de marineros le preparan una boardilla con ventanas de aluminio en el tejado para que quede claro que está arreglada. La recubren con pintura de forma impecable y, para completar la obra, realizan un cierre con columnas de piedra y aluminio de alta calidad en primera línea de playa. Nada de una red, ni un muro de bloque, ni arbusto. Un muro que destaca.

Como la obra llama poco la atención, llega el período navideño y un Papá Noel cuelga del portal de aluminio. La fachada, que ya habitualmente tiene adornos, se engalana con las habituales luces y árboles en su única ventana. Es decir, los dueños de la caseta de marineros reconvertida a vivienda ponen todos los elementos precisos para llamar la atención y romper la fachada litoral. Así queda totalmente modificada lo que era una antigua caseta de marineros en el litoral de Cesantes. Puro feísmo por exageración. La pequeña embarcación del otro del otro lado del camino de tierra todavía contrasta más la imagen.

casetasfeismo

P.D.  Hay algunos que parecen pedir una denuncia. Además de saltarse toda norma urbanística intentan que se vea en todos lados que lo hacen…